Hiroshi Senju
siempre me gustó lo que comienza
no sabía nombrar lo que termina y desespera
quién supo alguna vez lo que deseaba yo
lo que despierta en mí un signo de otro lado
lo que lentamente muere con el tiempo
y esta distancia de la luz a nuestros ojos
en la indiferencia del cielo y de la tierra
una espiral de noche me arrastra
por detrás de las leyendas
el sueño nos obsequia una historia
me enseña el gran silencio
que nosotros evitamos traicionar
lo que nos queda por vivir se llama ausencia
es un tiempo para la palabra
otro para el silencio un tiempo
para el alba otro para el ocaso
he soñado tus noches o tú sueñas mis días
improbables como nuestras sombras
vivimos morimos
cada día un poco más cada día
un poco más
(12)
Amina Saïd, Au Présent du monde (2006)
Traducción de Víctor Bermúdez.
Original aquí.
Advertisements