Agneta Ekholm
Pero veraz es la pintura de paisaje,
veraz la flor
de la retama en el desierto
veraz la voz que la ha nombrado
en nuestras palabras exterminadoras, sobre las cuestas tristes.
Y ve, en el camino,
esos dos que allí se alejan.
Se detienen, de pronto
se giran el uno hacia el otro. Se confrontan,
se insultan, ¿se destruirán los unos a los otros, de angustia
de ser la ilusión que saben ser?
Pero no, parecen mirar el cielo de la tarde,
donde aparece un sol niño, con su cabeza inmensa
alta ya sobre el viejo horizonte.
Y es verdad que los árboles que he visto
hacerse incandescente continúan
no muy lejos de ellos, siendo este rayo
venido de no se sabe dónde, que no se borra
más que afinando, desde su último instante,
los granos de un oro sin materia.

(236-237)

Yves Bonnefoy de L’Heure présente (2014)
Traducción de Víctor Bermúdez.
Original aquí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s