Eileen Shahbazian

            OFICIO DEL MÁS NOBLE
Nieve, oficio lento del más noble tiempo,
del tiempo de nevar de los ríos levantando los suelos
y la tierra remonta entre sus bordas blancas
para entrar en la primicia del tiempo de la escucha;
palidez de la carne tocando en todas partes los huesos,
palidez de la sangre en ese huracán dulce de la inocencia.
He aquí la tierra con su atuendo inabarcable y reluciente,
he aquí el espíritu del extremo exilio del conocimiento
nieves, desaceleración de palabras en idiomas de sueño,
sin imagen como el mar y sin escritura como los cielos;
acopio de los fuegos primigenios por la gravedad de la nieve
como una exultación en la frescura de la lucidez.
La tierra es un campo de sarracina sin olor,
una real mortandad se sube a las rodillas
–– es estrecha la apuesta de Dios sobre sus muertos ––.
Lenta nieve, lluvia poblada de mariposas muertas
para el reposo de los párpados incubando islas de fuego;
trashumancia de la luz que busca encarnación
como un amor tocando la superficie y la marea de las manos.
Estación silenciante y lo invisible es una caricia,
el poder de las palmas en la caída noble del signo
y Dios brilla finalmente en este oro íntimo al espíritu.
(9)

Rina Lasnier en L’Arbre blanc 1966.
Traducción de Víctor Bermúdez.
Original aquí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s