Justin Mullet

Mi amada
el alba nos recuerda la presencia
la lucha se reanuda
y el amor se abre como una rosa
en la arena del motín
Mi mano tiembla
al final
lo que tengo es ganas de amputarme un miembro
para elevar mi ofrenda hasta ti
justamente esta mano
que se alza para limpiar la afrenta
sí por ti
en la euforia del motín
Invoco al desierto habitado por la palabra
al silencio resonante del comienzo
invoco al agua, a su origen
de fuentes desconocidas y caídas aterrantes
invoco a lo que nace de la tierra
y de la mano del hombre
invoco al torbellino sordo e insensible
de la emergencia
invoco a las capas durmientes del fuego
a la entereza del cielo
flagelado por el espectro solar
invoco a la hondura nupcial
modelando el suspiro
en sus entrañas de perlas
interpelo al hombre y la materia
me arrojo al corazón del movimiento
pero el alba de mi patria se despliega
como un enigma
más allá de los barrotes
percibo levemente un árbol
un alminar
tanta belleza me deslumbra
un escalofrío me atraviesa la espalda
sorprendo a tu sueño
de esfinge reposada
me deshago lentamente de un miembro
para elevar mi ofrenda hasta ti
justamente esta mano
que se alza para limpiar la afrenta
sí para ti
en la euforia del motín
Abdellatif Laâbi, extracto de L’Arbre de fer fleurit (1974)
Traducción de Víctor Bermúdez.
Original aquí.
Advertisements