Marie Hochhaus
ÁRBOLES I
Del mundo confundido, opaco
osamentas y semillas
se arrancan con paciencia
para ser cada año
perforadas con aire

 

 


Marie Hochhaus

 

ÁRBOLES II
De un roble al otro si el ojo erra
es conducido con temblorosos dédalos
por enjambres de brillos y de sombras
hacia una gruta apenas más profunda
quizás ahora que no ya hay estela
no quede más ausencia ni olvido




Marie Hochhaus


ÁRBOLES III
Árboles, tenaces trabajadores
calando poco a poco la tierra
Así el corazón endurecido
quizás, purifica

 

 
 
Philippe Jaccottet, extracto de «Champ d’octobre», en Airs (1967)
Traducción de Víctor Bermúdez.
Original aquí.
Advertisements