Arha Feels
Lo que no puede decir la palabra «olvido» es el olvido, 
y es por eso que no puedo pensar el olvido, 
sino solamente palpar su acercamiento.
 
junto ahora
está el olvido
el olvido conoce esa vecindad
que ahora olvida
entre el olvido y el olvidado
no hay nada
pero el olvidado
hace de esa nada
su allí
 
__
 
Toda verdad tiende a su olvido.    
El olvido, solo, no cambia; mientras más aumenta 
más permanece idéntico a sí mismo, 
pues no aumenta más que en la conciencia que tenemos de él.
 
___
 
 
La historia es la substancia de mi cuerpo: 
ella se olvida en él para poder cargar su presente.
 

 
El olvido es mi olvido,
y percibo el aire de su futuro
entre las letras de mi nombre.
Mi cuerpo es la invención del fuego, de la palabra, de la escritura. No hay necesidad de recordarse: todo eso es el suspiro mismo de lo que hace de sí a un cuerpo. En ese soplo, el tiempo coincide consigo mismo, de tal modo que ahí no hay futuro, ni pasado, ni olvido. Ahora es siempre.
Cuando el hombre vivía en el tiempo y no en la historia, el pasado no era más que un desván. Cada día, entonces, era un nuevo día, y hacía falta que el hombre recordara el futuro. La historia de los azares, nunca el tiempo.

A la luz de la tarde: las cosas dan sol al sol ausente – así el olvido…
 
 
 
Bernard Noël, extracto de Le livre de l’oubli (2012).
Traducción de Víctor Bermúdez.
Original aquí.
 
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s