Parker Fitzgerald

El estanque en el bosque
En ningún lado, o contra tu mejilla, en lo alto
la luz     La misma que intermitentemente
rasguña el muro, y gira alrededor de una quimera
antes de disolverla     El estanque en el bosque, la infancia
como una      rama inmersa
sacada por sorpresa de la orilla
brilla a contraluz.
Si fuerzo ahora su voz
es para devolver al lodo
sus poblados lacustres, sus pétalos más ácidos    
Aquí nada hay seguro, todo contra mí,
uno de los focos de la elipse, no se traza,
entre la limadura de las palabras, sin descomponerse
su doble. Y destruirlo     Ella,
con la misma fiebre minuciosa,
su turbulencia obscureciendo
el segundo foco de la evocación,
se hunde como el canto de un pájaro.
Palabras, aluviones regresivos
de un futuro disperso lanzando una cortina de niebla
sobre esta infancia obscura
cuya Muralla China
queda salpicada.

Jacques Dupin, de «Le corps clairvoyant», en L’embrassure(1969). 
Traducción de Víctor Bermúdez. 
Original aquí.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s