Las flores cuando ya no lo son
gravita su frescura
desde otras montañas de aire
y su voluntad de respirar se afina
entre los dedos que tardan en cerrarse
sobre una herramienta imponderable
Allá desaparece él
surco veloz, al alba, antes de su herida
para que ellas se unan a otros lazos,
flores, hasta la obscuridad
él, venido del frío y girando hacia el frío

como todas las rutas que surgen.



Jacques Dupin en Le corps clairvoyant
Traducción de Víctor Bermúdez
Original aquí

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s